Como acabar con el “mal aliento”

De donde viene ese olor…?

El mal aliento afecta a una de cada dos personas y puede en algunos casos a traer serios problemas sociales a la hora de tener que tratar con las demás personas ya que en muchos casos, quien sufre de este problema no es consciente de ello porque literalmente su olfato se “acostumbra” y se vuelve incapaz de percibirlo y quienes nos rodean silenciosamente nos evitan. En la mayoría de los casos, está causada por la presencia de bacterias bucales causantes de gingivitis, periodontitis (piorrea) y caries. Estas bacterias digieren los restos de alimentos que quedan después de cada comida produciendo fermentaciones y putrefacción de dichos restos.

 

Sufrir halitosis debe ser un motivo para ir a la consulta del odontólogo, ya que puede ser un signo de un problema de salud dental subyacente.

Las causas suelen ser:

  1. Ciertos alimentos (ajos, cebollas, quesos, comidas muy elaboradas y condimentadas)
  2. En el 90% suele ser por falta de higiene bucal o poco frecuente y tabaco.
  3. El 8% proviene de patologías de garganta y nariz (amígdalas infectadas, sinusitis, etc)
  4. El 2% restante tiene un origen gástrico (por ayunos prolongados, malas digestiones, por alimentos que producen fermentaciones durante la digestión, bebidas alcohólicas etc)

Beber abundante agua puede ayudar al igual que el consumo de alimentos como manzana, zanahoria, pera, sandía, kiwi, apio y verduras en nuestra dieta.
Una buena higiene bucal es la base de la prevención de la halitosis, en especial por las consecuencias que acarrea a la salud dental el no realizarla o no hacerlo adecuadamente. Así pues, las mejores herramientas para acabar con el mal aliento son nuestro cepillo de dientes, el hilo dental, el raspador lingual, un buen colutorio y una buena limpieza profesional.